El SITC, de feria de turismo a mercado persa

El SITC, el Salón de Turismo Internacional de Catalunya, ha cerrado sus puertas en esta edición de 2012. Lo que otrora fue un salón de enorme trascendencia turística y que rivalizaba en trascendencia con FITUR, se ha convertido por obra y gracia de la crisis en poco menos que un mercado persa.

El SITC ha sido referente durante muchas ediciones de feria turística dedicada al usuario final y los catalanes acudian puntuales a su cita para informarse de los destinos más interesantes, de las novedades mundiales y de los paises que ofrecían mejores ofertas turísticas. Pero la crisis pasa factura y así en las últimas ediciones ha ido mermando en superficie, en expositores y, nos tememos que, pese a las cifras oficiales que declara el salón, también en público asistente. Pero pese a este declive nunca como en la edición de este año hemos visto un SITC tan escuálido.

Los responsables del certamen, imaginamos que buscando rentabilizar el espacio ferial y tratando de atraer a un público lo más heterogéneo posible, han abierto sus puertas a toda suerte de expositores, sean del sector o no. Este año hemos tenido la oportunidad de ver stands de toda índole en los que se vendía charcutería de todo tipo, bisuteria de mercadillo, muñecas de trapo y hasta un gran stand de chuches para los críos.  Y es que como el turismo lo engloba todo parece que no hay límite a lo que una feria puede ofrecer, pero creemos que aunque suene muy turístico, hacer del SITC una especie de mercado persa, es ir un poco lejos. Si la crisis persiste y los responsables del salón siguen con su política de dar contenidos de este tipo, mucho nos tememos que la próxima edición será una especie de mercadillo con todo tipo de productos con algún que otro stand dedicado a facilitar folletos turísticos. No se si, de seguir con esta tónica, llegará el momento en que habrá que unificar Gastrofira con el SITC y así rebajar costes y rentabilizar espacios.

                                                                                                                                Diego Fuentes

Publicado en o | Etiquetado , , , | Deja un comentario

FITUR’12, caminando con ausencias

La última edición de Fitur, que, antes de su inauguración, estuvo envuelta de un halo de polémica e incertidumbre en muchos medios de comunicación y profesionales, se ha celebrado ahuyentando todas esas críticas temerosas que a priori se había formado. Y lo cierto es que no fueron comentarios agoreros sino infundados por informaciones a medias que apuntaban a que varios expositores incondicionales no acudirían a la muestra internacional madrileña, también a que serían muchas las empresas que declinaban su presencia y como consecuencia de ello, la fuerte caída en la contratación de espacio.

Pues bien los que pudimos acudir a ella, durante los pasados 18 al 22, pudimos comprobar que sí, de todo ello hubo, pero nada más lejos de que se diese la imagen fatídica de poco menos que un desierto como algunos medios o bloguers vaticinaban. Fitur 2012 ha sido un reflejo del panorama económico internacional, sin más. Y como buen termómetro que es de esa realidad, en esta edición se han notado ausencias como la de Francia u Holanda y algunas más hasta ese total de 900 expositores menos, según las cifras que se han barajado, pero han estado presentes esa cifra multiplicada por diez, por tanto unas ausencias relativas y sobre todo detectadas por los profesionales y agencias que operan con ellos, pero para el público en general, ese 10 % de menos ha sido prácticamente inapreciable, puesto que el fin de semana, de nuevo estuvo caracterizado por el río humano entre los pasillos al igual que en anteriores años.

Destinos emergentes y Comunidades autónomas

Es cierto que durante toda la feria, se percibió un ambiente de austeridad en todos los stands y en las convocatorias, puesto que la contención del presupuesto de las empresas se ha dejado notar. Sin embargo, y en términos generales a falta de tener cifras, los expositores que han participado se han mostrado contentos porque se ha podido trabajar en un clima cómodo, sin llegar a la a veces agobiante hiperefervescencia de algunas citas, y los destinos emergentes, sobre todo los países suramericanos y algunos del norte de África, que a pesar de sus recientes acontecimientos políticos, han cerrado negocios.

En el plano nacional, excepto Murcia que no acudió con stand, el resto de Comunidades Autónomas estuvieron presentes con despliegues más modestos que en otras ediciones, por supuesto, fruto de esos ajustes y recortes que se llevan a cabo. Pero, aún con menos espacio expositivo, se pudo comprobar que cada una de ellas tenían algo que enseñar, un nuevo producto o propuesta que presetar, etc., por lo que muchas ruedas de prensa en los propios de stands estuvieron a la orden del día, caso de autonomías como Catalunya o Extremadura o poblaciones como Benicàssim, Cádiz (con su celebración y concurso de La Pepa), Castellón, Madrid y un largo etcétera.

En definitiva, los pasillos estuvieron mucho más transitables y con menos empujones, y desde luego más cómodos para acercarse a los mostradores y comprobar las ofertas. La nota negativa y enojante para muchos profesionales la puso la anulación y postergación de Fitur Meetings & Events, el antiguo Fitur Congresos, que debía celebrarse, como siempre, una jornada antes de la apertura de Fitur Internacional y que algunos asistentes se enteraron a sólo unas jornadas de su anulación con el consiguiente perjuicio en sus reservas hoteleras y de transporte.

                                                                                                    José Alarcón

Publicado en o | Deja un comentario

Lloret, del sol y playa al turismo de borrachera

La población de Lloret, situada en la provincia catalana de Girona, fue durante muchos años un destino turístico familiar de sol y playa. Como muchas otras poblaciones de la zona de la Costa Brava se nutría de familias, principalmente francesas o españolas, que deseaban disfrutar de unos días de sosiego vacacional junto al mar. Todo eso ahora es pasado. Ahora la población se ha convertido en el paradigma del turismo de borrachera y de algarada. El turismo familiar ha dejado paso a visitantes mucho menos deseados y deseables. Lloret es noticia habitual en los medios de comunicación por sus disturbios nocturnos, por su violencia en reyertas de todo tipo y por los enfrentamientos a botellazos con la policía. Lloret se ha convertido en un claro ejemplo de turismo degradado. Los vecinos de la población están indignados y hartos de esta situación lamentable y los responsables políticos no saben cómo poner coto a la situación como no sea a través del control policial.

La cuestión que deberían plantearse los responsables públicos es por qué acude este tipo de turismo a la población y la respuesta no puede ser otra que porque encuentran todo lo necesario en ella para sus juergas y excesos. Hay muchas personas que se están enriqueciendo con este tipo de turismo, muchos locales que están teniendo grandes ingresos con este tipo de visitantes y, seguro que a reclamo de la situación irán acudiendo todo tipo de personas que querrán pescar en río revuelto por lo que, previsiblemente, la situación se deteriorará aún más.

La única manera de parar esta espiral de degradación es controlar los lugares y establecimientos que fomentan este tipo de actitudes. Eliminando la causa que lo origina se eliminarán los efectos que producen. Hasta que no exista un control riguroso de los locales y lugares que propician este efecto llamada, no se podrá eliminar esta situación. Tal vez la resolución del problema no está en controlar policialmente a los indeseables que acuden a la población atraídos por su oferta de ocio y alcohol, lo que habría que hacer es controlar los establecimientos que dan lugar a este efecto llamada para que la población pueda respirar tranquila y volver a sus orígenes de turismo familiar de sol y playa, ¿o es que, en el fondo, el asunto reside en que este otro turismo más tranquilo no reporta los mismos beneficios?

Publicado en o | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El Tour, un gran escaparate turístico

Año tras año el Tour se convierte en un gran escaparate de los atractivos turísticos de Francia. Su importancia no solo radica en la inmensa cantidad de seguidores que llenan las poblaciones por las que transcurre sino la enorme promoción que supone las imágenes televisivas que se nos muestran de los lugares por los que transcurre la carrera.

El seguimiento de los corredores se alterna con un buen número de imágenes y planos de los enclaves por los que transcurre la ronda y hay ocasiones en que parece que la carrera ciclista está al servicio de la promoción turística de los lugares que visita en vez de ser al contrario. No importa si la etapa es de montaña, llana o contrarreloj, ineludiblemente las cámaras de la televisión francesa muestran planos que muestran los atractivos de las poblaciones o los parajes por los que transcurre el recorrido. Es muy probable que haya momentos de la emisión en que los espectadores estén más pendientes de los paisajes, pueblos o monumentos que del propio desarrollo de la etapa.  Francia es el primer país del mundo por volumen de visitantes y a ello no es ajeno el buen hacer del país para dar a conocer su geografía y su oferta turística. Desde luego saben cómo promocionar sus atractivos, algo que deberían aprender los países que pretenden incrementar su número de visitantes. Además de una buena labor de promoción, el secreto de su éxito es disponer de un amplio abanico de atractivos turísticos y una amplia oferta de servicios y productos al alcance de todos los presupuestos.

No es de extrañar que, a tenor de lo mencionado, las ciudades compitan para convertirse en inicio o su final de etapa pese a que los precios para gozar de este privilegio son realmente importantes.  El Tour es mucho más que una carrera ciclista al uso, es una gran campaña promocional de turismo disfrazada de evento deportivo.

Publicado en o | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

los perroflautas

He escuchado y leido en varias ocasiones, y en muy diferentes medios de comunicación, la mala imagen que dan los acampados del 15-M y la incidencia que esas acampadas pueden tener para la marca turística de nuestras ciudades. Quería escribir sobre esos jóvenes –y algunos no tan jóvenes- que han decidido emprender esa acción y si no es más perjudicial para nuestra imagen turística la policia golpeando con saña a los manifestantes. Quería hacer una reflexión en voz alta sobre las razones por las que se han levantado esos campamentos, pero después de leer el comentario de un blog que toca este tema, he considerado mejor reproducir esa reflexión en este apartado de opinion. Creo que ahí está perfectamente sintetizado todo cuanto quería exponer y seguramente con mejores palabras que las mías.

 Que no decaiga

“…Cuando leo o escucho a algunos individuos preguntarse a quien representan los perroflautas asentados en las plazas españolas, siempre me viene el mismo pensamiento a la cabeza.

Muchísimas parejas españolas no pueden tener hijos. Quisieran, pero no pueden.  Da miedo coger una baja en el trabajo porque el horno no está para bollos. A ver quien es el valiente que pide una jornada reducida. Las guarderías cuestan un ojo de la cara. Los abuelos no están para cuidar a los críos, entre otras cosas porque probablemente les hayan alargado la edad de jubilación, entre otros conflictos porque, justamente, los españoles tenemos menos hijos de los que deberíamos para que puedan soportar los gastos de la seguridad social cuando lleguen a la edad de trabajar.

Los niños reciben una educación de vergüenza. La mayoría son educados por las consolas wii y por la televisión mientras sus padres trabajan de 9 a 19 o se rebanan los sesos haciendo cuentas para llegar a final de mes.

Muchos jóvenes tienen asumido que, sin importar la cantidad de carreras que tengan (dato interesante, sale más caro estudiar una segunda carrera en España, como aquel que dice, se penaliza al que quiere saber demasiado dejándolo sin las becas y ayudas que ofrecen para la primera carrera), lo más natural es que acaben trabajando en un bodrio de empresa, con un contrato por obra y servicio, con un sueldo de risa y unas condiciones de llanto.

Los que llamaremos adultos, se encuentran como decía antes sin la posibilidad de tener hijos, viviendo con una hipoteca que no pueden pagar o con un alquiler abusivo mientras montones de casas permanecen vacías en el vecindario, en ocasiones porque han echado a los dueños por impago después de que los hayan despedido de sus tristes trabajos gracias a los contratos de obra y servicio y otras lindezas.

Los que quieren poner un negocio no consiguen créditos, los que intentan ser autónomos solo lo intentan, después de pagar los IVA se tienen que atiborrar de prozac y tranquimazín. Como no hay genéricos tienen que pagar el precio completo.

Los adultos más maduros se encuentran sin trabajo después de llevar toda su vida trabajando. Esperen que repito. Después de trabajar toda su vida resulta que su jubilación corre peligro. Imposible encontrar trabajo porque no hay empresarios que puedan crear empleo, y los pocos trabajos que hay disponibles ya están ocupados por los jóvenes con dos carreras y un master que tienen suerte si pueden llamarse a si mismos becarios.

Los mayores que han llegado a la (sarcásticamente conocida, estoy segura) edad dorada, no llegan a final de mes. De nuevo, esas personas que han trabajado desde su adolescencia ahora tienen que contar las monedas en la cola del supermercado.

La crisis ha hecho mucho daño en todo el mundo, ha pasado lo que tenía que pasar. Unos pocos han robado mucho, los demás nos hemos dejado robar encantados de la vida por un sistema claramente deficiente, y nuestros representantes han sido demasiado estúpidos o demasiado ladrones, incompetentes sería el mejor adjetivo, para prevenir y luego afrontar la situación.

Pero las cosas llevan mucho tiempo funcionando mal (desde antes de la famosa crisis) sin que nadie levante la voz más que para pedir otra cerveza. Cuando imaginamos cómo podríamos ser y vemos cómo somos, pasa lo que pasa. Y lo que pasa es que la gente se ha cansado, esta vez de verdad.

Los perroflautas de las plazas, como los llaman los listillos, nos representan a todos. A todos. A los niños que no pasan suficiente tiempo con sus padres y reciben una educación absolutamente lamentable. A los jóvenes que han perdido la esperanza en un futuro mejor. A los adultos que estaban convencidos que las peores batallas económicas y laborales de su juventud habían pasado a la historia. A los mayores que no pueden disfrutar de la tranquilidad después de haber luchado toda la vida. Nos representan a todos. Y si por primera vez me siento realmente orgullosa de este país desastroso, es sin lugar a dudas, gracias a ellos.  Porque hay gente que lucha esa guerra entre el quiero y el puedo. Porque hay gente que se acuerda que la sociedad no es un extraño al que hay que dar explicaciones o que nos impone ciertas normas, la sociedad somos nosotros, no el cabeza de turco al que van a parar las culpas y reclamaciones. Porque tenemos derecho a sentirnos representados entre la clase política, y eso no sucede porque votemos cada cuatro años, sino porque los que hemos votado (y los que no hemos votado) nos escuchen.

La democracia no es un regalo. Tantos murieron intentando defenderla, tantos lucharon por ella, y sacrificaron lo que la mayoría de nosotros no podemos más que imaginar. Ahora que disfrutamos de ella, debemos cuidarla. Es nuestra absoluta obligación como ciudadanos no dejar que se convierta en una burla de lo que debería ser. El poder es del pueblo, nosotros somos el pueblo, tenemos derechos fundamentales, tenemos dignidad y lo más importante, tenemos razón.

Que no decaiga.”

 http://lara.archeologistsofshadows.com/2011/06/que-no-decaiga/

 

Publicado en o | 1 Comentario

La ley antitabaco

Uno de los problemas que tenemos en este país es el de los iluminados y, no hay duda, de que la ley antitabaco es obra de un iluminado o iluminada que ha decidido salvarnos de nosotros mismos. Se nos vende bajo la idea de que se hace para proteger a los no fumadores de los efectos perniciosos del tabaco y, para ello, se prohibe fumar en los establecimientos públicos. Pese a que no hace demasiado tiempo el gobierno decidió que los propietarios de los establecimientos debían rascarse el bolsillo para habilitar espacios para fumadores y no fumadores. Tras la nueva ley ese gasto se demuestra que fue innecesario pero al gobierno no le preocupa el perjuicio causado, al fin y al cabo no es su dinero. Dicen que rectificar es de sabios, pero cuando un gobierno rectifica tanto y tan rápido, hay que plantearse si realmente no será de tontos o mejor dicho, de inútiles.

Se supone que en una sociedad libre las personas deciden lo que quieren siempre y cuando no invadan la libertad del prójimo. Dejar libertad de elección a los establecimientos y a los clientes parecería lo más prudente a cualquier persona, pero no parece este el criterio de nuestros actuales gobernantes que consideran que la prohibición y la sanción económica es una forma mejor de gobernar.

Nosotros pensamos que hay cabida para todos en una sociedad plural y que las decisiones se deben tomar desde la propia libertad, no desde la imposición, máxime si esa imposición penaliza economicamente a un amplio sector económico.

Hay un factor añadido de preocupación y es que la impulsora de esta ley es la misma que hace algún tiempo nos animaba a estar atentos al acontecimiento histórico planetario del  encuentro de Zapatero y Obama, aviso que levantó no pocas carcajadas. Da qué pensar saber que alguien que hace ese tipo de valoraciones políticas rige nuestra salud pública.

Publicado en o | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario